El atentado de Mánchester ya ha cumplido una semana este Lunes y con una nueva detención esta mañana, suman ya 16 las personas arrestadas por su supuesto nexo con el ataque, y aunque dos han sido puestas en libertad, las 14 restantes serán interrogadas y se revelara la investigación del porque ignoraron las advertencias sobre el peligro del autor Salman Abedi, hecha por los servicios de inteligencia británicos.

La ministra de Interior, Amber Rudd, defendió a los servicios de inteligencia al afirmar que «desde 2013 han desbaratado 18 planes separados» para atentar, en una entrevista con la BBC. Tambien, admitió que habrá demandas para «examinar si hay cosas que se podían haber aprendido». «No nos asusta aprender lecciones para mejorar», añadió Rudd.

En plena campaña electoral para las elecciones del 8 de junio, Rudd tuvo que defenderse también de la acusación de no haber usado el poder de impedir la entrada al país a los yihadistas británicos que vuelven al Reino Unido tras combatir en Siria o Irak. Según varios medios, tales poderes se han usado sólo una vez.

La Policía de Mánchester ha informado este lunes de que ha arrestado a un joven de 23 años de edad en la localidad de Shoreham-by-Sea, en el sur de Inglaterra debido al atentado de el lunes pasado.

La lamentable tragedia ocurrió a manos de Salman Abedi, un británico de origen libio, quien se hizo estallar en el pabellón Manchester Arena, con capacidad para más de 20.000 personas, justo al final de una actuación de Ariana Grande, provocando la muerte de 22 personas y dejando 116 heridos, siendo este el más sangriento en el Reino Unido desde el que sufrieron los transportes públicos de Londres en 2005, hace 12 años, que causaron 56 muertos. El atentado fue reivindicado por la organización yihadista Estado Islámico (EI).

En total, 1.000 agentes participan en el examen de las 800 pruebas (entre ellas 205 documentos digitales) y el registro de 18 viviendas. Ya se han examinado cerca de 13.000 horas de filmaciones de cámaras de seguridad.

La Policía publicó el sábado dos fotos del kamikaze Abedi poco antes de cometer el atentado, en el que se le ve con gorra, gafas y una mochila, e hizo un llamado a testigos.

La investigación no está cerrada, pero la detención de los elementos más peligrosos de la célula que cometió el atentado llevaron a las autoridades a rebajar el nivel de alerta terrorista, del máximo escalón al segundo. Eso significa que es «muy probable» que haya un atentado, pero ya no es «inminente».

Fuente:http://www.hoy.es

Deja un comentario