Las desapariciones: una tragedia en México

0
51

Esperanza Arias Rodríguez

Datos importantes e interesantes recopiló la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (REDODEM) en el libro Migrantes en México: recorriendo un camino de violencia, en donde se encuentra un apartado relativo a los desaparecidos en México y especialmente de quienes proceden de Centroamérica y otras latitudes.

El Espacio de Atenea extrajo algunas cifras del documento por considerarlos trascendentes debido a que son tomados la mayoría de los informes de testimonios de los migrantes –quienes mayormente padecen los agravios y viven un viacrucis inenarrable cuando cruzan por nuestro país-, y en México de fuentes oficiales y de colectivos.

A continuación algunos datos y consideraciones y las cifras oficiales:

-El Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) de octubre de 2911 a octubre de 2016 tiene un total de 29 903 casos de personas desaparecidas, los estados con mayor número de reportes son Tamaulipas, Estado de México, Jalisco, Sinaloa, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila, Sonora, Guerrero, Puebla y Michoacán.

+Programa de Mujeres y niñas desaparecidas “Dar Contigo” de la Secretaría de Seguridad Pública, según el cual hay 2222 mujeres y niñas desaparecidas en el país.

+”Has visto a…?”, Programa que inició el 17 de diciembre de 2015 por la Procuraduría General de la República, indica un total de 10 000 personas desaparecidas.

Migrantes desaparecidos

Desde el 2007, el Servicio Jesuita a Migrantes México impulsó la creación del Programa de Búsqueda de Migrantes Desaparecidos, y a través de los casos que atiende ha podido observar que las personas migrantes en tránsito por México pierden contacto con sus familiares por distintas causas: detención en estaciones migratorias, detención por la comisión de un delito, víctimas de un accidente, víctimas de delitos como el secuestro, homicidio o desaparición y en algunos casos por haber fallecido debido al clima o la falta de acceso a alimentos o agua.

Testimonios

“El motivo por el cual salí de mi país fue que mi hermano fue asesinado el día 16 de agosto de 2016 , yo también fui amenazada de muerte.

Me fui a un lugar llamado Puerto Cortés, pero tuvimos que salir de ahí, la familia de mi esposo temían que por culpa de nosotros les pasara algo. La abuela de mi esposo nos dijo que viniéramos a México, llegamos al albergue y pedimos la condición de refugiado. Dejé a mi hijo mayor en Hondura con su papá, pero resulta que se vino para México sin decirme nada. MI mamá me llamó y me dijo que el coyote se había traído a mi hijo, el papá de mi hijo me mandó mensajes por Facebook diciéndome que el coyote tenía a mi hijo…»

«Buenas tardes mi nombre es Antonio Palma es esta la información de mi hijo desaparecido cerca del Río en Piedras Negras, su nombre completo es Gabriel Palma Mendoza es origen hondureño la última vez que fue visto fue el día 23 de enero a las 2:00 p.m. Cualquier información me puede contactar…» Gabriel Palma Mendoza, 24 años. Honduras.

Acayucan, paso de migrantes

En esta ciudad es frecuente ver a hombres, mujeres y niños procedentes de Honduras, Guatemala, El Salvador, que hacen una escala en su penosa travesía hacia Estados Unidos, suelen pararse por ratos en algunas esquinas de cruceros o caminar por el centro y sus colonias pidiendo algo de dinero o comida; algunos se suben a los camiones urbanos llevando consigo figuras de animales hechas con hojas de palma que entregan a quien les regala una moneda.

Vienen fatigados, con el cansancio y el sufrimiento plasmado en el rostro; con ropa modesta y guardando historias de los peligros afrontados en su viaje a bordo de la Bestia, en donde son víctimas a menudo hasta de la misma seguridad privada de los Ferrocarriles, pero también de la delincuencia organizada.

Las historias son inacabables, lo más triste de esto es que en México las autoridades no voltean a ver a los migrantes, están más ocupadas en cuidar los intereses del vecino del Norte y en hacer la vista ciega ante los abusos del crimen organizado.

Deja un comentario