Remedios caseros para combatir la sequedad en la piel.

0
31

Tu piel puede resecarse por muchos motivos, algunos evidentes y otros no tanto. Por ejemplo, es común escuchar que la piel se seca durante el invierno, pues mientras el frío aumenta, la humedad del aire disminuye. Y así decidas quedarte dentro de la casa para no exponer tu piel al intenso frío, la calefacción y las estufas o chimeneas de leña, también contribuyen a la piel seca pues el aire caliente reduce la humedad.

Y la historia se repite durante el verano. El sol es el principal factor que seca tu piel en esta época del año. Si estás mucho tiempo al sol, y no te proteges de los rayos UV, éstos pueden penetrar varias capas de tu piel rompiendo la elastina y el colágeno que la mantiene hidratada y suave. Así se crean arrugas profundas que con el tiempo dan la sensación de que tienes la piel seca.

Además del sol, el aire acondicionado también ayuda a reducir la humedad de los espacios cerrados. Y tu piel también puede sufrir bastante si vives en una zona desértica como California o el norte de México, pues el clima seco y arenoso también la reseca.

Pero, ¿sabías que bañarte en exceso también te reseca la piel? ¡Así es! Aunque no parezca tan evidente, el exceso de agua en tu piel rompe la capa de lípidos (grasa) que la protege. Por eso no es muy recomendable bañarte en la ducha o en la tina por tiempos muy prolongados, y menos si te gusta el agua muy caliente. Y tampoco es bueno estar mucho tiempo dentro de una piscina, especialmente cuando el agua tiene mucho cloro.

Factores externos como éstos, relacionados todos con el medio ambiente en el que te encuentras, están entre las causas más comunes de la resequedad de la piel. Pero también puede ser que tu piel esté seca debido a alguna condición personal, malos hábitos o alguna enfermedad que tengas.

Por esto y mas te dejamos estos increíbles remedios caseros para cuidar tu piel.

El aceite de oliva y huevo

La combinación del aceite de oliva con la yema de huevo resulta excelente para tratar la resequedad de la piel. El aceite de oliva contiene vitamina E Y K, además de una gran cantidad de antioxidantes; la yema de huevo por su parte contiene vitamina A, la cual ayuda a dar suavidad a la piel.

Para realizar este tratamiento se mezclan dos cucharadas de aceite de oliva con dos yemas y media cucharada de jugo de limón o de agua de rosas. Con la ayuda de un algodón aplica esta mezcla en todo el rostro y en el cuello, déjalo actuar por veinte minutos y luego retíralo con agua tibia. Notarás la diferencia en el mismo instante en que te retires la mascarilla.

Jugo de limón y azúcar

La mezcla de estos dos productos es ideal para eliminar las células muertas de la piel. Con un poco de jugo de limón y una o dos cucharadas de azúcar se puede efectuar una exfoliación de la piel haciendo un masaje suave en forma circular, durante diez o quince minutos, luego se enjuaga con abundante agua tibia.

De esta manera la piel quedara muy suave. El limón es excelente astringente y contiene vitamina C, esto ayuda a aclarar el tono de la piel y contribuye a aumentar el crecimiento celular, de tal manera que resulta muy beneficioso para dar suavidad a la piel.

El aceite de almendras

El aceite de almendras es un emoliente, es rico en vitamina E, es un lubricante ideal para la piel reseca, lo mejor de este aceite es que no es grasoso y la piel lo absorbe con gran facilidad, mantiene la piel muy bien hidratada evitando la resequedad. La manera correcta de utilizarlo es realizar un suave masaje en la piel del rostro durante al menos diez minutos, se deja actuar otros diez y se enjuaga con agua tibia.

El aceite de ricino

El aceite de ricino crea en nuestra piel una barrera protectora contra el jabón, el agua caliente y el aire seco del invierno que puede perjudicar mucho la piel, es un gran astringente natural que ayuda a remover las impurezas de la piel, además es un gran hidratante.

Se debe realizar un corto masaje en las zonas más resecas de la piel, se retira de igual manera con agua tibia y suavemente.

El aceite de coco

Con la ayuda del aceite de coco se eliminan con facilidad las escamas que se producen cuando la piel esta muy reseca dejándola mucho más suave, tersa y con una apariencia muy lozana, se debe dejar actuar durante toda la noche, se enjuaga en la mañana; usando este producto todas las noches se pueden ver grandes resultados en muy poco tiempo, logrando obtener una piel muy suave.

Deja un comentario